El petro, la criptomoneda venezolana recientemente anunciada, pudiera convertirse en la unidad monetaria para designar la reserva de los países productores de petróleo obtenidos por la venta de crudo si se toman ciertas consideraciones antes de su lanzamiento, para no hablar tan pronto de relanzamiento.

Esta criptomoneda sería utilizada para obtener petróleo, combustible, lubricantes y los derivados del petróleo en Venezuela y en cualquier parte del mundo. Es así como gobiernos y empresas estarían interesados en acumular petros para su posterior intercambio por combustible y derivados.

La decisión clave para que esto suceda sería que PDVSA venda sus productos con descuento para el que los compre en petros, haciendo cada vez más costosa su obtención en divisas.

El petro, solo podrá comprarse en bolívares mientras salimos del período hiperinflacionario y cualquier persona podrá cambiar sus bolívares por petros, para comprar gasolina, aceite y derivados.

Los retos están en 1) elegir la blockchain sobre la cual funcionará la criptomoneda, 2) facilitar el canje de divisas por bolívares y estos a su vez por petros, 3) alianzas internacionales con las cadenas de comercialización de combustible y derivados a través de la OPEP con 4) mucho mercadeo nacional e internacional.

Ahora bien, si un petro cuesta lo que un barril de petróleo ¿cuántos bolívares cuesta un petro?